Relato de un viaje en tren por Egipto.

Sobre un viaje en tren al estilo egiptian time, la primera clase y el cukarma.

Para llegar a Aswan tomamos un tren nocturno desde El Cairo. Cairo está en el norte de Egipto, Aswan es un punto casi lo más al sur del Nilo. Este tren en particular es algo polémico, desde los atentados terroristas de los 80’s, los turistas sólo pueden viajar en este tren. Un tren nocturno (que no molesta porque son 11hrs) y en 1era clase, para ir “seguros” (que algo molesta porque cuesta el doble).

* Si quieres tomar una opción de tren de día, y más barato, puedes sólo subirte al tren, siempre primera clase y te cobrarán el ticket arriba, pero no intentes comprarlo en la estación de tren antes de salir. No te lo venderán. Este truco está avalado por varios viajeros que prefieren hacerlo de día y no pasar una noche incómoda en un asiento.

El tren de primera clase, es primera clase?… bueno digamos que es la misma cosa que los asientos de segunda sólo que tienen esos reposabrazos muy anchos que no se levantan, y no me dejan subirle los pies a Mat en el asiento contiguo pa dormir más comoda. Son la misma cosa. El doble de caro (240 Libras egipcias).

El tren nocturno que debía durar 11 horas – ya de por sí un lapso largo- tuvo un retraso progresivo de 4 horas.

15 horitas… ¡Egiptian time!

Aquí el relato de algunas de esas 15 horas….

tren por el Nilo

 

Hora número 1. 11pm. Por fin arranca el tren!!! Debía de salir a las 10pm, ni modo. Ahora a dormir

Hora número 3. 1am. Mat me despierta. Un señor, que nos mira con desdén, dice que estamos en su asiento y por más que intentamos explicarle que hay alguien más en nuestro asiento y que ahí a lado nadie está respetando, que se siente en ese asiento que está libre… dice inamovible que NO. Suerte que un chico que habla inglés se ofrece a ayudar y reacomoda en modus tetris a todo el vagón de tren. Igualmente no quedamos en nuestros asientos originales, pero quedamos sentados juntos… ahora si a dormir.

Hora número 9. 7am. Amanece. Luego de una hora despierta, le compro un Nescafé al hombre del carrito. Intento descifrar la estación en la que estamos haciendo parada, ninguna tiene el nombre escrito en “cristiano” sólo en árabe. Mat saca la Lonely y jeroglifo por jeroglifo intentamos comparar el resultado con alguna de las ciudades en el mapa.

La encuentro. Aún faltan 4 horas, no 2. Diablos! Las piernas están entumidas. Me resigno a ir al baño del tren, es bastante desagradable pero he hecho pipí en peores lugares. Al menos estiro las piernas.

Hora número 11. 11am. Ya debemos estar por llegar, seguro que esto es Dafur y nomás queda una horita.

– Oiga perdone, dónde estamos? – en Luxor.

¿¿Cómooo?? Apenas!?!? Aún quedan otras 3 hrs? este tren no avanza o qué? Bueno, paciencia veamos el paisaje, ya estamos junto al Nilo.

…. Y de pronto las veo, ahí están en el reposabrazos. Son 2. Me miran.

<< Pero buueenoo, desde Indonesia 2009 que no nos veíamos! No imaginaba encontrarlas por aquí; en un tren primera clase, a las 11 am. Sras. cuquis, son viajeras solitarias o es que viven aquí con toda la familia? >>

Me asomo en el espacio entre la ventana y el asiento…

<< ¡Pero si han traido a todo el clan! Andan buscando el desayuno? Perfecto, miren les pdio nomás no se suban en mí o en mis pertenencias, esperen déjenme subo el bolso al asiento. Buen día compañeras. ¡Hasta pronto! >>

Sonrío y recuerdo aquellos días en los que me daba horror ver una cucaracha, como cuando apareció una en mi ducha en DF y preferí vaciarle una lata de Raid usando como protección y barrera corporal la mampara de la ducha de 1.8 m, disparar el arma letal subida en la tapa del water, antes que abrir la puerta de la ducha y enfrentarme a ella. Un retraso de una hora al trabajo en lo que murió la condenada…

<<Esto sin duda es un símbolo de que estoy viajando, el viajero de largo tiempo y terreno se ha encontrado ya tantas veces con cucarachas, que son como compañeras espontáneas.>>

Hora 14. 2pm. Llega alguien y nos dice que esto ya es Aswan, debemos bajar. ¡Bien! Hace un par de horas que dejé de contar las estaciones y el tiempo. Status mental: resignación total. Status corporal y físico: entumecimiento crónico.

Hora 16. 4pm. Por fin encontramos un hotel en nuestro presupuesto, luego de cargar las mochilas al sol y recorrer Aswan de arriba a abajo. Hotel El Salam 130 libras la noche, es bastante antiguo y está frente a la calle principal, el ruido es infernal. Pero al menos está limpio. Una ducha es lo que más deseo en el mundo.

Estoy desempacando y de pronto Mat sale del cuarto de baño solo 1 min después de haber entrado, sale con la chancla en la mano, como mesero sosteniendo un plato. Me dice: no lo vas a creer… adivina a quién me acabo de encontrar en el baño?

Joooder… cuando dije hasta pronto no me refería taaaan pronto!

Mat sacude la chancla por el balcón y la huesped vuela a la calle.

Hora 17. 5pm Salimos a comer, al pasar por recepción les informamos de la pequeña co-huesped y les pedimos que pongan una tapa en la coladera de la ducha pa que no vengan más a visitar. La cara del chico de la recepción es de un atónito anonadado total.

Nos pregunta si aún está en la habitación. – No, la hemos tirado por el balcón. Mire no hay estrés, sólo ponga una tapita y ya- El chico dice que lo arreglará al momento, su cara sigue descompuesta.

Hora 18. 6pm. Estamos en un restaurante comiendo el mejor humus de la historia (El Saladim) y unas chelas, por fiiiiiin! Bien frías, viendo la puesta del sol en el Nilo.

Qué día!, pero por fin un poco de relax. Espero que encuentren una tapita para tapar la coladera, pobre chico pareciera que nunca había escuchado de cuquis en su hotel, pero es que yo ya tuve suficiente de ellas en el tren…

… un momento….

– Mat? Dónde encontraste exactamente a la cuca? En el suelo del baño?

– No, subida en mi chancla.
Sonrío… lo que me temía. – No es el hotel el que tiene cucarachas, somos nosotros… ¡La trajimos del tren en la mochila! –

Mejor no confesar la culpa al chico del hotel, igualmente no está demás una tapita en la coladera. Reímos y esperamos que sea la única polizón, y el último encuentro en algún tiempo.

Aswan Egipto

¡Salud por los mochileros y las cucas que con ellos viajan!

Bere – en paz con el Cukarma.

2 Comentarios

  • comment-avatar
    blanca diciembre 13, 2014 (8:16 pm)

    Gracias, muchisimas gracias por este blog tan divertido, fresco y útil. Hacia tiempo que no me reia tanto como hoy al leer las entradas de tu blog, y te aseguro que al ser viajera-mochilera he leido unos cuantos.
    Y encima me he sentido super identificada con el tema cuquis… solo que en lombok, la mia aguanto todo el bote de insecticida y murió ahogada en la bañera.
    Gracias de nuevo y a seguir escribiendo con ese ingenio tan bueno!

    • comment-avatar
      bere diciembre 24, 2014 (3:50 pm)

      Hola Blanca! muchas gracias por tus palabras.
      Las cuquis de Indonesia son resistentes nucleares, es impresionante!!
      Yo ya hice las paz con ellas… hablo con ellas y les explico que o se van o mueren, les cierro la puerta y espero pacientemente a que tomen la decisión correcta y se marchen por sus propias patas.

25 − 17 =