Sobre Erg Chebbi el desierto en Marruecos ¡pura magia!

  • Ruta 4x4 desierto Marruecos

De cómo vivimos 5 días con una familia bereber, la experiencia mágica del desierto de Erg Chebbi, dromedarios, familias nómadas y un partido de fútbol que une al extranjero con los locales.

dunas Erg Chebbi desde Takojt

Llegamos a Takojt en nuestro autito, un pequeño pueblito en las faldas de las dunas del desierto de Erg Chebbi, y la recibida que nos dieron en la casa berber fue desde un inicio, excepcional. Mobarek, el hermano mayor nos llenó de “marhaba” (bienvenido en árabe) y en este lugar cobra total sentido. De bienvenida una tetera con té de menta, un plato con dulces y galletitas árabes en la terraza, con una vista espectacular a las dunas, y a una carrerita “quién llega primero a casa”entre bici y  camello dromedario (ganó el dromedario, pocas veces he visto tanta alegría al volver al casa); todo esto fue nuestro recibimiento.

dromedarios y takojt

Lo increíble de habernos quedado en el “Auberge” – finca de la familia hecha albergue 5 estrellas – Takojt no es sólo el haber comido como reyes, haber estado atendidos como príncipes, dormido como sultanes; si no haber convivido con esta maravillosa familia, o al menos los chicos, que las mujeres de la cocina y con los clientes, no salen. El haber tenido un vistazo de lo que es la vida y la familia de los locales, la gente del desierto, de la cultura bereber, aunque sabemos que la idea de viajero que uno se lleva de “haber estado en el verdadero lugar con la verdadera gente” nunca es del todo cierta.

tAKOJT MERZOUGA HOTEL

Pero tuvimos la oportunidad de pasar mucho tiempo con la familia bereber, siempre hay algún hermano o primo que llega a hacerte la charla, y ofrecterte té, en la noche en la fogata con los tambores y siempre té (whiskey bereber le dicen), para la tercera noche ya hay más confianza, hay más charla, risas y uno puede llevarse una breve impresión del cristal con el que miran el mundo.

DESIERTO DE ERG CHEBBI MARRUECOS

Estuvimos 4 noches. La primera noche luego de la cena, nos prepararon una fogata, ellos tocaron música, nos enseñaron sus instrumentos: tambores y jembés, flautas y castañuelas árabes. Nos invitaron a tocar con ellos… exhibimos nuestras muy lamentables capacidades musicales y los hicimos reir un rato, luego a dormir. A lo largo de la estadía aprendimos que la música es muy importante y está muy presente en su cultura, todos tocan tambores, jembés, castañuelas, flautas, lo hacen muy bien y al menor pretexto sacan cualquier instrumento y a tocar y cantar.

Día 2 Mobarek nos llevó en su 4×4 a conocer los paisajes del desierto de Erg Chebbi. Un circuito por el desierto para el amigo turista que consta de:

  • Visitar aldea de africanos subsaharianos o como ellos los denominan simplemente: negros. Una palabra sin el matiz prohibido y diabólico que tiene en occidente. Son negros y punto. La idea es ir a conocer su música, tocan para tí y hay que dejar una gratitud por el bonito momento.
  • Ir a derrapar en las dunas, emocionante y adernalínico- si uno no se marea como yo-.
  • Ver el desierto negro en la casi frontera con Algeria: un paisaje muy distinto al de Erg Chebbi de arena anaranjada.
  • Subir a la montaña a ver la mina de donde extraen varios tipos de mineral, una de las principales maneras de ingresos de las familias aquí.
  • Ir a comer con una familia de nómadas. Esto sin duda, fue de lo más bonito. Ya en el camino nos íbamos encontrando con manadas de camellos dromedarios salvajes que, como nos explicó Mobarak en medio de una manada de 50 de ellos, en realidad no son libres pertenecen a los nómadas. Pero cómo puede ser si el animal anda libre y a su ancha? Pues porque el dromedario irá en algún momento tarde o temprano a donde haya agua… y ahí estará su familia nómada esperándolo.

DROMEDARIOS NOMADAS MARRUECOS

Los nómadas son familias errantes que se dedican a pastorear dromedarios o cabras, cuando tienen muchas bajan a los pueblos y venden el rebaño y los productos derivados. Son nómadas por que van rotando el pastoreo, montan una tienda y se quedan algunas semanas, luego recojen todo, lo montan a los dromedarios y burros y se van.

Estar con ellos fue muy intersante, o con ellas debería decir; los hombres pastorean todo el día, así que las mujeres se quedan en la tienda.  Nuestra convivencia fue sólo con las mujeres y los niños. En un sistema que a falta de hombres es un matriarcado, la abuela regenta todo el conjunto de esposas, niños y animales.

La estampa es especial, los chiquillos moquientos que ríen y juegan, las cabritas que juegan a “subir la joroba” del dromedario. Las madres que cocinan un pollo al carbón y me piden dinero en secreto y a escondidas. Té, mucho té. Y claro, hay gatos. Chillones y pedinches hambrientos gatos. Un éxito.

Desierto Erg Chebbi Marruecos

 

Gato en Erg Chebbi MARRUECOS

  • Seguimos el tour con la zona de fósiles. El norte de África hace muuucho tiempo fue mar, así que hay todo tipo de fósil trilobite y cracken pa paterar, literalmente.
  • Por último ver los sistemas de irrigación y riego de las familias del desierto de Erg Chebbi, algo que no me había preguntado antes: cómo cultivan en el desierto… El sistema es ingenioso: un canal principal sale del pozo, lo cruzan varios canales cada 5 metros, ese espacio entre un canal que cruza y otro, es la parcela de una familia. Cada hora una familia junta un poco de tierra, tapa el canal principal y el agua corre por su canal que cruza, riega sus parcelitas durante una hora y luego llega la otra familia que quita el montículo que impide que corra el agua y repite la operación 5 metros adelante.

El paseo nos costó 1500 dhms, (130€) algo muy por encima de nuestro presupuesto pero valió la pena. La cantidad de imágenes nuevas, paisajes distintos e información aprendida… es invaluable!

ERG CHEBBI DESIERTO VISTA

Tuvimos un día muy ventoso, y durante el paseo hubo una pequeña tormenta de arena constante, que aunque muy molesta para disfrutar al aire libre, nos hizo la experiencia aún más real,; puedes sentir el viento y la arena, fuerte poderosa, destructiva…

Recuerdo de niña al ver las películas de los árabes preguntar, cómo si hace tanto calor, usan esos grandes turbantes asfixiantes?... Pues nunca mejor oportunidad para entender su practicidad, sabiduría y uso, que dentro de una tormenta de arena: protegen la cabeza y la cara de la arena, además de calentarte la cabeza – el desierto es muy frío – o protegerte del sol – puede ser frío pero el sol es implacable.

Aún dentro del coche era impresionante ver como el viento dibuja figuras con la arena, como lo cubre todo incluyendo la luz y el sol. El desierto “enojado” te hace sentir pequeño, indefenso, muy frágil y muy respetuoso de las personas que viven y hacen de este terreno tan inhóspito un hogar feliz.

familia nomada desierto marruecos

Día 3 pasamos una mañana tranquila en la que Mat jugó una cascarita de fut con dos de los hermanos. A las 4pm llegaron nuestros dromedarios, nos amarramos nuestro amado turbante y emprendimos la marcha en dromedario (harta ilusión que tenía) nos llevaron por un camino de dos horas dentro de las dunas de Erg Chebbi hasta un oasis. En el oasis hay instaladas algunas tiendas. Nos prepararon la cena, vimos el atardecer detrás de las dunas, preparamos fogata, mucho whisky berber osease té, shisha, música, mucha música, y a dormir.

Ruta por el desierto de Marruecos

Lo del desierto y las dunas es imponente más allá de las palabras. Sientes que estás en una película, cuesta creer que sea tan real. Arena. Kilómetros y kilómetros de arena. Ver el sol acostarse y salir detrás de las dunas, subido en una duna (cuesta un huevo subir una por cierto), sentirla fría bajo tus pies e imaginar que estará ardiente en verano cuando el sol de 50 grados la abrase todo el día. Ver las huellitas todavía dibujadas en la arena de los animalillos que viven ahí, ver los pájaros del desierto refugiarse en el oasis… mágico.

Ruta 4x4 desierto Marruecos

Yusef y Amid, dos de los hermanos nos llevaron al paseo, y además de ponernos nombres bereberes: Ahmud y Fátima, nos enseñarnon algunas palabras bereber y en árabe:

Las que recordamos:

*Marhaba – bienvenido
*Yala Yala – vamos
*Afgano – persona
*Terbatin – chicas

*Hamdula – todo bien
*Hacer “couscous” – actividad realizada por la noche con la terbatinas.

Tuvimos oportunidad de charlar con ellos, en la fogata tomando whiskey berber sin parar y haciendo música, aprendimos que unos pocos tienen grandes sueños como ir a estudiar a Canadá y que aunque le han denegado la visa ya 3 veces,  sonriente dice que como ahora ha puesto su negocio de turismo el solito y ya es empresario seguro que en un año que lo vuelva a intentar se la darán; o como  la mayoría que no quiere salir de su pueblo nunca, están enamorados del lugar, no quieren viajar ni por Marruecos, para qué? Si en el desierto tengo todo lo que quiero!

Tan distinta la gente de “pueblo” vs. la gente de ciudad, yo que sé que sea, ves como su mundo es más inocente, más blanco, no están tan maleados , será que no están pegados a la tele?, no viven de aspiraciones monetarias y sociales inalcanzables que frustran y enegrecen el alma, ellos quieren estar en la naturaleza, hacer lo que les gusta, beber té, tocar música y vivir en paz.

VIAJE por el desierto de marruecos

Siguieron días de paseos por el acueducto, con lecciones de qué planta cada familia, visitar a los artesanos – cómo me encanta el arte marroquí, un día volveré a comprarlo todo- y de relax.

Mat participó en un juego de fútbol del pueblo y aunque al principio se “reían” de él, y lo miraban escépticos, al final el monamí acabó amigo de todos, en palabras de Mat: eso tiene el deporte y el fútbol sea con quien sea, une.

Mat está escribiendo en su blog un apartado sobre el futbol y así como yo con los gatos, su cometido es probar y experimentar el futbol local en cada país, cómo lo ven, lo viven y lo juegan… Para aquellos que les interese: lecarnetdevoyage.com y un google translate.

En resumen, el desierto de Erg Chebbi es de lo más hermoso que he vivido, pero gran parte de esta experiencia fue el hospedarnos en Takojt con los Larossi, la familia berber… fue un sueño.

Hotel Takojt Merzouga desierto Marruecos

 

Si alguien viene por estos lares, no lo dude, puede que sea un poco por encima del presupuesto backpackero, pero supera cualquier expectativa.

Bere “Fátima terbata”

 Despedida Takojt

 

Viaje al desierto de Marruecos

Puedes ver toda la galería de fotos del desierto aquí

Hotel: Auberge Takojt  25€ por persona con media pensión. Valoración *****

Ruta 4×4: 1500 dhms / 130 € , Valoración ***

Excrusión en dromedario:  300 dhms / 25 € Valoración *****

Cómo llegar? Alquilar auto o Bus a Merzouga desde Fes / Marrakech.

 

 

 

1 comentario

5 + 1 =